Trayectos

Introducción

En casi todas las películas encontramos trayectos de los protagonistas. Hacer una secuencia sobre un desplazamiento puede implicar todas las fases de la creación cinematográfica: guión, planificación, rodaje y montaje. También plantea las cuestiones esenciales; una de ellas, fundamental para entender la creación cinematográfica, es la diferencia entre el espacio real y el espacio del filme. Por eso una propuesta de trabajo interesante puede ser trabajar a partir de la condición que en algún momento de la secuencia se creará continuidad entre espacios que en la realidad no son contiguos.

Además, es un tipo de secuencia que permite trabajar de manera muy sencilla (limitándonos a filmar y montar tres planos de un personaje que camina) o darle tanta complejidad como se quiera: profundizando en la creación del personaje, vinculando el estado emocional del personaje con el trabajo de localizaciones y las elecciones expresivas (nítido y flou, escala de los planos, luz, sonido...), etc. Un trayecto puede incluso convertirse en el eje central de un pequeño cortometraje.

Explicamos la versión más sencilla de la práctica, a partir de la cual se puede profundizar tanto como se quiera, vinculándola a otras prácticas como, por ejemplo, la creación de personajes.

< Apartado anteriorApartado siguiente >