Retratos de oficios

Proceso

Escogemos el oficio y la persona que queremos retratar

1. Entre todos hacemos una primera lista de oficios que nos resulten especialmente interesantes. Después, podemos hacer un recorrido por el barrio o pueblo para mirar qué trabajos se desarrollan en nuestro entorno y seguir ampliando la lista: panadero, mecánico, modista, zapatero, relojero, etc.

2. Pensemos en personas que se dediquen a estos oficios y con quien podríamos hablar y filmar.

3. Hacemos una primera selección de oficios y vamos a hablar con las personas que hemos incluído en la lista. Podemos organizar la clase por grupos de interés. Durante estos encuentros también tomamos fotografías de las personas, su espacio de trabajo, las herramientas, etc.

4. Cada grupo escoge el oficio y la persona que quiere retratar.

Además del oficio y la persona, debemos tener en cuenta que el espacio donde trabaja (taller, tienda, calle...) sea interesante y viable desde el punto de vista cinematográfico (dimensión, luz, comodidad...) y sea interesante por sus valores estéticos.

En general, son especialmente interesantes cinematográficamente los oficios de carácter manual y/o artesanal. También resultan especialmente bonitos de filmar los oficios singulares o que están desapareciendo: afinador de pianos, relojero, restaurador de muebles, vidriero, tapicero, ceramista...

Documentación

5. Cada grupo prepara una primera conversación para conocer mejor el oficio y la persona que quiere retratar: ¿qué hace durante un día habitualmente? ¿Desde cuándo trabaja en este oficio? ¿Cómo lo aprendió? ¿Qué herramientas usa? ¿Qué es lo que más le gusta? ¿Por qué se dedicó a este trabajo? ¿Cómo ha cambiado a lo largo del tiempo? ¿Cómo organiza el tiempo? Es importante tener presente que no sólo tiene que responder a nuestras preguntas, sino que nos interesa que cuente historias, vivencias, anécdotas... Por eso planteamos este momento como una conversación u no como una entrevista. No es necesario filmar la conversación: podemos registrar la voz con una grabador de audio o bien tomar notas. Se trata sobre todo de una fase de documentación que nos servirá para preparar la pieza. Si decidimos filmarla, prestaremos mucha atención a la elección del sitio donde situamos a la persona, al encuadre, la luz, la relación entre la persona y el fondo, etc.

6. Paralelamente a este proceso y el siguiente (la preparación del retrato), es interesante mirar fragmentos de filmes en los que se retratan oficios. Podemos ver algunas Vistas de los hermanos Lumière, la secuencia del padre y el hijo construyendo la escalera en En construcción (José Luis Guerin, 2001), el corte del fresno en Innisfree (José Luis Guerin, 1990), algunos fragmentos de La jungla plana (1978) y Hacia el sud (1981) de Johan van der Keuken, y los oficios rurales filmados por Raymon Depardon en Perfiles campesinos (2001, 2005, 2008).

 

Innisfree (1990), de José Luis Guerin.

 

En construcción (2001), de José Luis Guerin.

  

La jungla plana (1978), de Johan van der Keuken.

Preparamos el retrato

7. Comentamos esta conversación en clase y, a partir de lo que hemos aprendido, decidimos qué momentos y qué elementos nos interesa retratar. Podemos decidir recoger todo un proceso desde el principio hasta el final (por ejemplo, desde que traen una silla vieja para reparar hasta que ha acabado la restauración), optar por centrarnos en un momento concreto del proceso (por ejemplo, el momento en que se dibujan los patrones del vestido y se corta la tela), o bien hacer un retrato de tipo más general (basándonos en las conversaciones, el retrato de la persona, la filmación de las herramientas y el espacio).

Los retratos documentales se pueden concebir de maneras muy diferentes. Esto se hace muy evidente en las dos piezas realizadas en el marco del taller Retratos de Oficios-Programa Exit, incluidas en Experiencias.

8. Cada grupo prepara cómo hará el retrato. Debemos tener muy en cuenta el tiempo, ya que hacer un plano requiere preparación y es importante dedicarle el tiempo y la atención necesarios. También tenemos que saber de cuánto tiempo dispone la persona a la que filmaremos. Teniendo en cuenta todo esto, tendremos que decidir qué aspectos nos interesa privilegiar; cuáles son los planos esenciales, aquellos que tenemos que asegurar poder filmar; qué tipo de planos haremos (generales, cerrados, qué duración tendrán, etc.). También organizaremos el rodaje para saber quién asumirá cada tarea en el momento del rodaje de cada plano.

En lo que concierne al sonido, es interesante tener en cuenta que no necesariamente lo tenemos que registrar en función de la imagen. Tal vez, en determinados momentos y situaciones, tener la voz de la persona retratada y los sonidos del espacio por separado nos permitirá hacer un montaje más rico e intenso. También se pueden combinar los sonidos directos (correspondientes a la imagen que vemos) con sonidos no directos (independientes de la imagen), grabados con la cámara o con una grabadora de audio.

Hacemos el retrato

9. Ver Filmar para indicaciones más específicas y completas sobre este proceso.

Montaje

10. Copiamos o capturamos en el ordenador los planos y sonidos grabados. Miramos y escuchamos todo el material para analizar si nos falta algo y hay que volver otro día.

11. Escogemos los planos que más nos interesan o gustan, teniendo en cuenta lo que queremos transmitir con el retrato.

12. Si hemos registrado el sonido por separado, escuchamos las grabaciones y seleccionamos las partes que más nos interesan (lo podemos hacer con el programa de montaje o, si se trata de grabaciones sonoras, con el Audacity).

13. Montamos los planos, los "diálogos" y los sonidos. Las voces de los retratados se pueden montar en off (sin la imagen correspondiente).

14. En caso que queramos incluir una voz en off externa, escribimos el texto y preparamos la lectura antes de la grabación. Grabamos la voz en off en un lugar y a una hora lo más silenciosos posible. En el momento de incluir la voz en off en el montaje, ajustaremos el audio a las imágenes y al resto de material sonoro incluido en el montaje.

Cierre

15. Vemos los retratos todos juntos y cada grupo hace una valoración de su propio trabajo: qué han aprendido, qué se podría mejorar, qué les ha resultado más interesante o sorprendente, etc. El resto de compañeros participan de los comentarios.

16. Siempre que sea posible, hacemos una proyección pública (para otros alumnos, para los retratados, etc.).

17. Pensemos en hacer copias de la pieza para darlas a todos los retratados y agradecerles su colaboración. Si hemos tomado fotografías durante el proceso, también podemos regalarles alguna ampliación fotográfica.

< Apartado anteriorApartado siguiente >